Responsabilidad Civil

SegurtotSin categoríaResponsabilidad Civil
Publicado por:

Continuando con nuestro blog, vamos a plantear una situación que puede sucedernos.

A uno de nuestros hijos le encanta montar en bicicleta, lo hace más rápido de lo que debería y un día, sin querer, atropella a un viandante. En este caso, ¿quién se va  a hacer cargo de los gastos del procedimiento judicial y del pago de la indemnización al atropellado? La solución la podríamos encontrar en un seguro de hogar en el que se tenga cubierta la Responsabilidad Civil familiar. Siempre en atención a las circunstancias del caso concreto: por donde circulaba la bicicleta, por donde el peatón, velocidad de la bicicleta, si está cruzando la calle…

El concepto de Responsabilidad Civil viene dado por nuestro Código Civil que, por más que esté fechado en el año 1889, nunca deja de sorprenderme por su gran versatilidad y su completa temática, todo y que ha sido objeto de numerosas reformas que lo han ido “poniendo a tono”

Pues bien, en su artículo 1.902 establece que: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”. Dado que no trata este artículo de hacer un análisis exhaustivo de la cuestión valga con decir que con “culpa o negligencia” la norma se esta refiriendo a un acontecimiento que se haya producido de forma fortuita aunque se hubiera podido evitar o prever tomando ciertas medidas. Se está refiriendo a aquel que ha generado un daño y que no lo haya pretendido.

Pero no se le pueden poner puertas al campo, es imposible describir todas y cada una de las múltiples situaciones que se pueden dar en la vida diaria. Por ello, nuestro Alto Tribunal ha ido describiendo cuales son las características y requisitos que se deben dar o cumplir en cada caso para responder por un determinado daño y, a su vez, en que términos responderá la póliza de seguro. De este modo, moderación o concurrencia de culpas, culpa exclusiva de la víctima, exclusiones tácitas o expresas en la póliza…

En definitiva, en este post hemos hablado de lo que todos en la vida cotidiana llamamos “daños a terceros” con los que en ningún caso se tiene una relación contractual. Si la hubiera se tendrá que hacer cargo otro tipo de seguro y se responderá por otro tipo de responsabilidad. Será objeto de otro post y se referirá a la responsabilidad civil contractual, casi siempre relacionada con el ámbito profesional.

 

En sucesivos post iremos profundizando en este tipo de cuestiones prácticas. Nos resultará útil para tener una mínima noción que nos permita vivir más tranquilos y saber utilizar cada una de las modalidades de seguro y las garantías de las mismas.

Si tuvierais alguna duda al respecto de cuestiones similares a las que hemos hecho referencia no dudéis en plantearla, os daremos cumplida respuesta que os servirá para centrar la cuestión y valorar posibles soluciones.

 

Ricardo Muñoz Sánchez

1 comment to “Responsabilidad Civil”